Argumentos

Argumentos

Como ya hemos mencionado en el tema anterior, los argumentos son los complementos que vienen exigidos por el predicado, que normalmente era el verbo, menos en las oraciones copulativas que era el atributo. 

Cuando decimos que los argumentos vienen exigidos por el predicado, queremos decir que estos argumentos son necesarios para que el verbo exprese su idea de manera plena, con total sentido. Los complementos que aparecen en la oración pero no vienen seleccionados por el verbo los llamamos “adjuntos” y los que sí que vienen seleccionados pro el verbo los llamamos “argumentos”. Vamos a ir poniendo diferentes ejemplos ahora:

El verbo “usar”. ¿Qué necesitas para poder hacer una oración con el verbo “usar”? Necesitas a una persona que use una cosa:
Yo uso el ordenador

Yo y el ordenador son argumentos en esa oración.

También podría haber dicho:
Yo uso el ordenador todos los días

Pero en la idea de “usar” no está incluida la idea de “cuándo”. Es decir, el verbo usar no exige un complemento de tiempo, por eso “todos los días” es un adjunto.

Vamos a ver más argumentos:

Acordarse, qué argumentos va a tener este verbo?

Alguien se acuerda de algo, por lo que va a tener dos argumentos, que en este caso son “alguien” el sujeto y “de algo” el complemento de régimen

Vamos con otro ejemplo, en este caso un atributo (porque estamos usando el verbo “ser”, que no era un predicado, así que no exige argumentos)

Él es propenso a las migrañas. Si dijera “él está contento”, la idea ya está acabada, pero si os digo “él es propenso”, necesitamos ser propensos a algo, por lo que “a las migrañas” es un argumento del adjetivo propenso.

El sujeto, el complemento directo y el C.Régimen siempre son argumentos.
Los complementos circunstanciales siempre son adjuntos
El resto de complementos pueden ser argumentos o adjuntos dependiendo de la oración